domingo, 28 de mayo de 2017

CAPOTA

Capotas de los pinos de la "casa de los pinos"

Capota viene en el diccionario como cubierta que llevan algunos vehículos, tocado femenino ceñido a la cabeza y sujeto con cintas por debajo de la barbilla, pero en la Puebla de Arenoso tiene otro significado: hace referencia a la copa de los árboles, así se dice "subió a la capota del cerezo" "cogió una capota de pino para la estufa".
También existe "Capota" como apodo de la familia de Alvaro Gargallo (D.E.P.), su padre Vicente "Capota" y su tío como era más bajo de estatura, era "Capotica"

martes, 16 de mayo de 2017

RELINCHA


La relincha, tal y como me recordaron Andrés y José Miguel Collado es como se llamaba en Puebla de Arenoso al juego del aro. Consistente en un aro de metal (que se solía coger de algún barril o tonel roto) y una varilla, que se fabricaba el zagal. El juego consistía es hacer girar el aro, con la ayuda de la varilla, sin que se cayera al suelo. 
Se hacían carreras con el aro y también se intentaba seguir un recorrido. No necesitaban "tablets" para estar entretenidos, ni tampoco se aburrían en las calles.

sábado, 6 de mayo de 2017

BARCERO


Esta me la recordó mi tío Manolo, cuando hablando del huerto de los Caños, dijo "dentro de nada no podré pasar para el huerto, ¡se ha hecho un barcero!". En la Puebla de Arenoso lo usamos como sinónimo de bosque, es decir, conjunto de zarzas y malas hierbas que nacen en los ribazos y que van tapando los caminos. Posiblemente venga del valencià "esbarzer".

domingo, 30 de abril de 2017

CIMAL



Un cimal es como se llama en Puebla de Arenoso a cualquier rama algo gruesa de un árbol. Después de las nevadas de enero hay cimales rotos por todas partes.


A este pobre cuando lo podaron no le dejaron ni un cimal

viernes, 21 de abril de 2017

ASPEAO o ASPEAU


Esta me la dijo Andrés Collado cuando venía del huerto después de haber estado labrando. Venía sudado, con pocas ganas de caminar... y entonces dijo "vengo aspeao". Como podeis deducir, quiere decir cansado, agotado.

lunes, 3 de abril de 2017

ROLLOS DE CERDO


Este es uno de los subproductos del cerdo más típico de la zona.
Se hace con la sangre del animal, que cuando se mataba en la calle, alguna mujer se encargaba de regirarla en un barreño mientras el animal se desangraba, para que no se formaran cuajerones.
En la actualidad no es necesario matar el animal en casa, en los mataderos no proveen de sangre y manteca...

INGREDIENTES, orientativos ya que como en la mayoria de recetas todo se echa a ojo...

  • Unos 25 kilos de cebollas
  • 1-2 kilos de manteca
  • 1-2 litros de sangre
  • Unos 5 kgr de harina
  • 2-3 puñados de sal
  • 1 puñado de laboretas
  • 2 cucharadas de canela
  • Opcionalmente se les puede poner un poco de pimienta negra molida.

Se pela y cuece la cebolla en una caldera hasta que esté blanda. Luego se escurre (la manera tradicional es ponerla en un saco de pita o arpillera, poner este saco dentro de una cesta y ponerle peso de unas piedras encima, durante toda la noche).

Se pica la manteca, a la que se le quitan las vedijas (nervios).
En un lebrillo algo grande se pone la cebolla picada, la manteca, la sangre, la sal, las laboretas, la canela y se va mezclando, añadiendo la harina hasta formar una pasta moldeable, pero que no sea demasiado dura.
Una vez que se prueba y está bien de sal (en mi casa se cuece un poco de la pasta, nos da un poco de asco probar la sangre cruda...), se procede a hacer los rollos.

Con las manos enharinadas, se van haciendo bolas de la mezcla, que se dejan sobre la mesa también enharinada y ahí se les da forma de rollo, haciendo el agujero en el medio.



Cuando ya hay una tongada para cocer, se van metiendo en la caldera con abundante agua hirviendo de manera que no se peguen.

Sabemos que están cocidos porqué ellos solos suben a la superficie del agua cuando están en su punto.

Para sacarlos se utiliza una especie de sartén con el mango largo, y agujereada como si fuera un colador para que se escurra bien antes de sacarlo.
Entonces se ponen extendidos en alguna superficie para que se enfríen.
Para comerlos se fríen y se sirven calientes.
También se pueden utilizar para hacer arroz con col o cualquier otra receta que lleve morcilla ya que se puede sustituir por esta.
Antes se conservaban fritos en aceite, pero ahora la mayoría los congelan y aguantan todo el año (bueno, en otras casas, porque en la mía vuelan)







lunes, 27 de marzo de 2017

PIAZAR


Piazar es la palabra que usa la gente mayor de la Puebla de Arenoso para referirse a apedazar o remendar la ropa es decir: reforzar con puntadas la parte gastada de una tela o tapar con ellas un agujero en el tejido, evidentemente parece que viene de poner pedazos (piazos). Tarea que en época de vacas flacas se hacía a menudo ya que los pantalones y camisas tenían que durar mucho tiempo. 
Según cuentan las malas lenguas en la Rambla Alta no sabían hacerlo muy bien y piazaban con ropas de colores diferentes...
En la foto Juan Sube, que aunque no parece que lleve los pantalones piazaos, tampoco los llevaba muy nuevos